•  
  •  
  •  

La Maquila en Honduras

La maquila en Honduras no es algo nuevo. Esta figura económica, se viene observando en la escena nacional desde hace más de tres décadas, se podría decir incluso que mucho más, pero todo comenzó de manera oficial en 1976, con la promulgación de la "Ley Constitutiva de la Zona Libre de Puerto Cortés", según consta en los archivos del diario gubernamental La Gaceta.

Por su ventajosa posición como uno de los mayores puertos de Centroamérica, Puerto Cortés albergó los primeros centros industriales destinados exclusivamente a la maquila, las instalaciones de la "zona libre" se llenaron de grandes edificios frente al mar. Pronto se corrió la voz de que ahí había empleo, miles de mujeres y hombres comenzaron aquí su vida laboral, era usual ver un ejército de bicicletas por las mañanas y cuando terminaba la jornada laboral. Arribaron personas de poblaciones cercanas al puerto.

Desde ese momento, se observó el florecimiento de la maquila, que vio consolidado su potencial con la emisión de los decretos número 37-87 de abril de 1987, que constituyó la "Ley de Zonas Industriales de Procesamiento para la Exportación", este beneficio se extendió a los municipios de Amapala, Tela, Choloma, Omoa y La Ceiba, puntos que propiciaron el despegue definitivo de la industria maquiladora en Honduras.
 

Con la inauguración de ZIP Choloma en 1990, la maquila tuvo su momento culminante, a partir de ese momento subió como la espuma, surgieron nuevos parques, llegaron nuevos inversionistas, Choloma se convirtió en la Meca de las compañías maquiladoras, súbitamente, su población creció, oficinas bancarias abrieron sus puertas, los negocios de restaurantes, hostelerías, cafeterías y gasolineras surgieron a ambos lados de la carretera que conduce a Puerto Cortés. El flujo de vehículos pesados se incrementó, razón por la cual fue necesario ampliar el tramo hasta convertirlo en una autopista de doble vía.

Conocida como "ciudad mártir" al ser destruida por el huracán Fifí en 1974, Choloma borró su pasado y se reinventó como la ciudad de la maquila, municipio abierto a la inversión extranjera y nacional, una auténtica zona libre para la exportación. 
Al año siguiente de la inauguración de Zip Choloma, nace la Asociación Hondureña de Maquiladores, como una institución privada, apolítica, con personalidad jurídica propia, teniendo el propósito de incentivar el desarrollo de las empresas maquiladoras, las exportaciones y servir a sus miembros representándolos ante instituciones públicas y privadas, a nivel nacional e internacional. 
Para 1998, aparece en el Diario Oficial La Gaceta, un decreto de ley que extiende los beneficios de las "zonas libres" a todo el territorio nacional.

Antecedentes del fenómeno maquila
El mundo estaba cambiando, desde la década de los 60, los resultados positivos, obtenidos en países como Medio Oriente, Corea, Singapur, Taiwán y Hong-Kong, provocó que varias naciones de Latinoamérica emitieran leyes que promovieran la inversión, organizándose una verdadera competencia internacional para atraer inversionistas extranjeros, ofreciéndoles facilidades y grandes beneficios.
Actualmente, la maquila es una industria en expansión, hacia los cuatro puntos cardinales del país se puede ver su huella, se ha extendido por todo el Valle de Sula, la zona central, el sur y occidente, generando miles de empleos directos de cuyos salarios se benefician más de medio millón de personas, sin contar otros empleos generados indirectamente por la maquila como servicios de transporte, alimentación, vivienda y sitios de recreo.
Casi veinte años después de la inauguración de Zip Choloma, el término maquila no sólo incluye textiles, abarca un sinnúmero de bienes que van desde computadoras hasta arneses para autos, etiquetas, tintes, cintas adhesivas; significa empleo, prosperidad y la esperanza de todo un pueblo por salir adelante.
La historia que inició con la promulgación de un decreto ley del Estado hondureño, continúa escribiéndose de manera brillante, a este barco le falta mucho para llegar a puerto, de modo que sólo queda trabajar, trabajar y trabajar, como hasta ahora se ha hecho, para que esta historia tenga un final feliz.

Ley Constitutiva de la Zona Libre
Las zonas Libres son áreas del territorio nacional, completamente cercadas, bajo vigilancia fiscal y sin población residente, con carácter jurisdiccional de extra territorialidad, según la Ley de Aduanas en su Capítulo #8, Articulo 110. La Administración, autorización y control está a cargo de la Empresa Nacional Portuaria. La introducción de mercancías está exenta del pago de impuestos arancelarios, cargos, recargos, derechos consulares, impuestos internos, de consumo y demás impuestos y gravámenes que tengan relación con las operaciones aduaneras de importación y exportación. Las ventas y producciones que se efectúen dentro de la Zona Libre y los inmuebles y establecimientos de la misma, quedan exentas del pago de impuestos y contribuciones municipales.

Descargue el libro "La Historia de la Maquila en Honduras" por el Lic Roberto Iteriano haciendo click aqui

  • Twitter
  • Facebook